abril 23, 2021

Sanidad, ante el nuevo retraso, desconfía de que AstraZeneca entregue en abril lo pactado

El ministerio comunicó ayer 7.586 nuevos contagios en 24 horas y 590 muertos.

Las comunidades están angustiadas ante los retrasos de la vacuna de AstraZeneca. Muchas querían incrementar el ritmo de vacunación de manera clara la próxima semana, pero sus previsiones han sufrido un fuerte revés. El jueves, el Ministerio de Sanidad les informó que esas miles de dosis (Sanidad no informa cuál es la cantidad total) no llegarán hasta el 5 de abril. Las críticas no tardaron en llegar y ayer mismo, en una rueda de prensa sobre el consumo de estupefacientes durante la pandemia, la ministra Carolina Darias respondió a las mismas descargando la responsabilidad en la farmacéutica. La ministra entiende el enfado de las autonomías y su necesidad de contar con más vacunas, un deseo que dice compartir, pero señaló que “ese retraso no es imputable al ministerio”.

La titular de Sanidad explicó que su departamento efectúa dos tipos de comunicación respecto a las vacunas: una, cuando se realiza la entrega; y otra, de previsiones de entrega según informa la compañía. “Y en el caso de AZ trabajamos con previsiones”. “Entiendo que las comunidades pidan más dosis, pero en este caso saben que no es imputable al ministerio. España, como la UE, exigimos a esta compañía que cumpla lo acordado por contrato”. Y continuó: “AZ tiene que entregarnos en abril dos millones de dosis. Veremos sin cumplen”.

La consellera Vergés se lamentó agriamente el pasado jueves en las redes sociales del nuevo retraso en la entrega de vacunas de AstraZeneca. En un tuit dijo: “¡Qué vergüenza! El ministerio nos acaba de informar que las 148.000 vacunas de AstraZeneca que debían llegar la próxima semana no llegarán. Se retrasa, como mínimo, hasta el 5 de abril. Basta de este despropósito”.

Las comunidades habían previsto acelerar el proceso de vacunación la semana próxima, la herramienta más eficaz en este momento (junto con las medidas de prevención) para hacer frente a la posible llegada de la cuarta ola. Ayer, el Ministerio de Sanidad comunicó 7.586 nuevos contagios en 24 horas y una cifra altísima de fallecidos por la covid, 590. La incidencia acumulada a 14 días se sitúa ya en 138,6 casos por 100.000 habitantes, siguiendo la tendencia al alza iniciada esta
semana. Melilla, con 501 casos, Ceuta (260) y Madrid (241) siguen a la cabeza.

Ante esta situación, Sanidad y las comunidades autónomas aprobaron ayer, tras casi un mes de debate, un nuevo documento sobre las medidas restrictivas a aplicar en función del riesgo (marcado por colores, el conocido como sistema de semáforo). Esta guía no es de obligado cumplimiento, pese a que las comunidades habían exigido esos indicadores para saber cómo actuar y qué medidas adoptar. Así, establece, por ejemplo, que no se podrá consumir en la barra salvo que el territorio esté en nueva normalidad (menos de 25 casos por 100.000 habitantes) y el cierre de los interiores de bares y restaurantes a partir del nivel de riesgo alto, es decir, que la incidencia acumulada sea superior a 150 casos por 100.000 habitantes.

La buena noticia llega de la Agencia Europa del Medicamento (EMA), que ha autorizado nuevas fábricas de AstraZeneca, Pfizer y Moderna que permitirán aumentar la producción de vacunas. Luz verde especialmente importante para que las farmacéuticas puedan cumplir con las previsiones del segundo trimestre, de sumar 360 millones de entregas.

Dos de los centros de producción, el de Leiden, en Holanda, que fabrica para AstraZeneca, y el de Marburgo, en Alemania, que lo hace para Pfizer, fueron autorizados ayer. El tercero, el de Visp, en Suiza, perteneciente a Moderna, lo fue la semana pasada. Especialmente significativa es la autorización del centro de Leiden, dado que es una de las cuatro fábricas donde se elaboran las vacunas de AstraZeneca.