Modelos internacionales celebran su boda en rancho de Michoacán

Morelia, Michoacán (MiMorelia.com/Redacción).- Cynthia Cervantes y Travis Gumbs una pareja de fashonistas oriundos de Brooklyn celebraron su boda en Michoacán, la que sin duda se convirtió en la fiesta más increíble del año en el estado.

Primero anunciaron la unión muy al estilo mexicano: en una pared publicaron el nombre de los novios, el lugar y hora e invitaron a todos los “borrachos y enamorados” a disfrutar de la fiesta.

LOVE ❤🌹 ❤#cynthiaytravis #magicalweekend @cynthiaxcervantes @travisgumbs

Una publicación compartida de Aut Sauce (@autsivongxay) el

Mientras que en Estados Unidos, la revista de moda Vogue presumía en un artículo el hermoso vestido que portaría la novia, y nombró esta celebración como “un momento importante de la moda”.

La fiesta se llevó a cabo el pasado 7 de julio en un evento súper elegante acorde con el ADN de la moda de la pareja, en el rancho familiar de Cervantes, ubicado en La Estancia, Michoacán.

Slaying my entire life! @cynthiaxcervantes @travisgumbs #cynthiaytravis #patzcuaro #mexicowedding

Una publicación compartida de Sabel Boo (@sabel_boo) el

“Queríamos capturar este sentimiento de retrato tradicional de la boda de la vieja escuela”, explicó Cervantes en entrevista para esa revista de moda.


Cervantes usó un vestido Luar personalizado de Raúl López con un impresionante casco de estudio. Gumbs, cofundador del blog de moda Street Etiquette, vistió un tradicional traje de mariachi blanco bordado con los respectivos letreros solares Sagittarius y Gemini de la pareja, que fueron bordados a mano por Romina Cenisio.

Primero enviamos la fecha de salvar a nuestros amigos y familiares, y las reacciones fueron una locura”, dice Cervantes. “Todos seguían diciendo que teníamos que compartirlo, y de alguna manera, compartir se sentía natural porque la imagen para nosotros. . . no se trata tanto de la boda per se, sino del amor que tenemos el uno por el otro y en nuestro caso, las tradiciones y las culturas se unen para producir nuestra propia celebración única “.

Compartir