Ofrece el CRAM concierto de piano con Jakob Fichert, este viernes

Obras de Schubert, Schöenberg y Ginastera, en el Teatro Obrero. Entrada libre

0
8
Será con acceso gratuito para el público

El Centro Regional de las Artes de Michoacán (CRAM) presentará este viernes un magno concierto de piano a solo con el intérprete británico Jakob Fichert, para exponer obras que marcan una ruptura creativa en las vidas de Franz Schubert, Arnold Schöenberg y Alberto Ginastera.
Con una amplia experiencia en el terreno del concertismo, Jakob Fichert es uno de los pianistas británicos más solicitados al desarrollar proyectos de ejecución camarística, así como para la grabación de música del mismo género que hasta la fecha sigue siendo poco representada en las salas de conciertos de Europa y América.

Después de obtener la Maestría en Música de Cámara en el Royal College of Music, Jakob Fichert cuenta con una agenda frecuente en escenarios del Reino Unido, Alemania, Italia, Hungría, Lituania y otros países europeos para promover esa porción de la música pianística que hasta el momento es difícil de escuchar en los escenarios mundiales a pesar de provenir de compositores consagrados, tal es el caso del programa preparado específicamente para el Teatro Ocampo, en Morelia, y el Teatro Obrero, en Zamora.

En efecto: autores históricos como Franz Schubert exponen ahora, a través de Fichert, las tres piezas agrupadas en el Klavierstücke D 946 y que hasta el momento causan dudas a los musicólogos por su contenido, aunque está bien identificado que efectivamente pertenecen al autor pero que son ya de su período tardío, pues surgieron a escasos seis meses de su deceso.

Por su parte, las seis piezas cortas que integran el Kleine Klavierstücke op 19 de Arnold Schöenberg, constituyen en realidad un momento de integración orgánica por parte del compositor debido a que su dimensión y lenguaje ligero significa un alejamiento de su propia propensión por escribir obras monumentales, lo que también causa dudas en el sistema de investigación musical contemporáneo pero que no por eso debilita la interpretación de Jakob Fichert, al tomar en cuenta su estilo personalísimo y poderoso basado en el abordaje sutil de las disonancias.

En cuanto a la última parte del programa, la Sonata no. 1 op 22, del argentino Alberto Ginastera, tanto el pianista como el público se enfrentan a un intento integracionista por parte del compositor, ya que el encargo hecho por el Carnegie Institute and the Pennsylvania College for Women en 1952 es aprovechado por el autor para explorar su propio nacionalismo austral en sinergia con el dramatismo de la música pianística norteamericana, lo que da como resultado una intercalación de métricas en 2/4, 4/4 y 3/4 en apenas tres compases iniciales, antes de abordar un cambio abrupto en la agógica, lo que irremediablemente da como resultado una obra programática de singulares contrastes descriptivos.

Con toda esa amalgama de matices, el concierto programado en el Teatro Obrero de Zamora este viernes 10 de junio a las 20:00 horas, será con acceso gratuito para el público.

Dejar respuesta