DIF Zamora cambia la vida de zamoranos

Mediante terapias mejoró la calidad de vida de la paciente Graciela Rojas Ruiz

cri-dif-1.jpg

Zamora, Mich. (Boletín).- Debido al trabajo y profesionalismo que realiza el Centro de Rehabilitación Integral (CRI) del Sistema DIF Zamora, la paciente Graciela Rojas Ruiz, quien padece la enfermedad de artritis reumatoide, recuperó la movilidad de su cuerpo gracias a las terapias que recibe en dicha área del organismo.

Con respecto a este caso, la presidenta del DIF, Ana Bertha Barragán Escobar
comentó que es bastante gratificante saber que mediante el servicio que ofrece el
área de rehabilitación se está contribuyendo a cambiar la vida de las personas
que acuden en busca de atención terapéutica para sus padecimientos.

De igual forma, manifestó que el CRI cuenta con personal médico capacitado, que
se encuentra comprometido en brindar un servicio óptimo, pero a su vez, atender
a la población de manera cálida y humana.

Por otro lado, el Dr. Gerardo García Frausto, Coordinador del CRI, señaló que
este caso representó un gran reto tanto profesional como personal, ya que la
paciente desde los 16 años sufre dicha enfermedad, la cual no tiene cura, sin
embargo, destacó que con ayuda de la fisioterapia y medicamentos están
logrando tratar este padecimiento.

Comentó que la artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica que le
ocasionó daño a las articulaciones de las manos y pies de Graciela, y le
imposibilitó caminar, teniendo que utilizar una silla de ruedas para trasladarse y
depender de los cuidados de sus padres para realizar sus actividades diarias.

Igualmente, expresó con entusiasmo y orgullo que hoy después de dos años y dos
meses de acudir con constancia de lunes a viernes al CRI, la paciente logró
ponerse de pie y caminar por ella misma.

Por su parte, Graciela Rojas Ruiz manifestó que su enfermedad jamás representó
un obstáculo para realizar su vida con normalidad y cumplir sus sueños, puesto
que con ayuda de muletas para poder desplazarse, consiguió terminar la
Licenciatura en Informática y la Maestría en Educación.

Sin embargo, mencionó que ante la picadura del mosco portador del virus del
chikungunya, su enfermedad se complicó, al grado de perder la movilidad en
piernas y manos, postrándola en una silla de ruedas.

Asimismo, comentó que durante los últimos 3 años en los que empeoró la artritis
reumatoide fue sometida a cirugía de cadera izquierda y de prótesis de ambas
rodillas.

De esta manera, relató que no tiene las palabras para expresar su agradecimiento
con el DIF Zamora, ya que a través de la atención y el cuidado que recibió durante estos años por parte del Dr. Gerardo García Frausto y del personal médico del CRI, hoy puede valerse por ella misma y continuar con su sueño de impartir clases de informática a niños del municipio.