15 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer Infantil

Este día tiene como finalidad sensibilizar y concientizar la importancia de los desafíos a los que se enfrentan niños y jóvenes

Ciudad de México (Rasainforma.com).- Cada 15 de febrero se conmemora el ‘Día Internacional contra el Cáncer Infantil’, el cual fue elegido por la Organización Internacional de Padres de Niños con Cáncer en septiembre del 2001.

Esta celebración tiene el objetivo de promover y generar conciencia acerca de las realidades y desafíos que afrontan los niños con cáncer, luchando por un mejor y más equitativo acceso al tratamiento y cuidado.

De acuerdo a cifras de la Unión Internacional contra el Cáncer, este padecimiento en los niños es una enfermedad que, contrario a los adultos, es curable en un 85 por ciento de los casos.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es un problema de salud pública desde 1990; a nivel mundial se estima que cada año se diagnostican 15 casos de cáncer infantil por cada 100 mil niños menores de quince años.

En México se estima que existen anualmente entre 5 y 6 mil casos nuevos de cáncer en menores de 18 años, donde destaca principalmente la leucemia, que representa el 52 por ciento del total de los casos, linfomas con 10 por ciento y los tumores del sistema nervioso central con otro 10 por ciento.

El Sistema Estadístico Epidemiológico de las Defunciones (SSED), el cáncer infantil es la principal causa de muerte por enfermedad en mexicanos entre 5 y 14 años de edad y la desinformación y la dificultad para detectar este padecimiento a tiempo, está causando consecuencias fatales.

Los principales síntomas de esta enfermedad son: palidez aguda, dolor de huesos, sangrados, moretones espontáneos.

A pesar de que este padecimiento no es prevenible, algunas recomendaciones para disminuir el riesgo son: dieta saludable, vacuna contra hepatitis papilomavirus, actividad física; evitar la exposición elevada al sol y evitar la obesidad en niños.

La detección temprana abre una línea indiscutible entre la vida y la muerte de algunos niños y adolescentes, diagnosticados con alguna enfermedad oncológica.

Normalmente, el punto de partida para la detección de una enfermedad oncológica es una prueba de hematología completa, que se aplica a los pacientes para verificar su conteo de glóbulos blancos y rojos, entre otras variables.

Compartir